Arrebatar el comprador, es decir conocozca a su cliente

Quién es su cliente, su consumidor? ¿Y qué cosas influyen en su comportamiento, opciones, decisiones? Los investigadores de mercado y especialistas en marketing han estado buscando las respuestas a estas preguntas desde hace varias décadas. ¿Para qué?


Para averiguar a quién, cómo y según con qué objetivo pueden venderse productos y servicios concretos. Hoy en día a medida que nosotros, los representantes de las sociedades y economías desarrolladas, subimos en la pirámide de Maslow, nuestras motivaciones de compra se vuelven cada vez más complejas y sofisticadas. Cuanto más conocimiento sobre el consumidor y/o el comprador, mejor base de funcionamiento se tendrá en un mercado competitivo.

Pero empecemos desde el principio. El termino «konsument» procedente del latino, describe a una persona que adquiere determinados productos, bienes y servicios, en su mayoría para uso propio, con el fin de satisfacer sus necesidades. Una amplia variedad y disponibilidad de productos, junto con un gran número de fabricantes y proveedores, hace que la mejor manera de satisfacer una necesidad concreta ya no es tan simple. Al mismo tiempo, el consumidor se vuelve más exigente y  mejor informado. El desarrollo de Internet le ha dotado de una poderosa herramienta para la obtención e intercambio de información. Y aunque sabemos que el proceso de toma de decisiones puede ser más bien racional o emocional (racional, cuando se piensa por lo general en una compra importante, precedida de un análisis, mientras que emocional, a menudo se produce en los sectores de belleza y moda) es necesario tener conocimiento de antemano es sobre el comportamiento y las necesidades de los consumidores.

Promociones, novedades, programas de fidelidad … ya no es suficiente. Los fabricantes y vendedores para ganar la lucha por el cliente y mantener buenos resultados de ventas, tienen que exprimirse el cerebro y ajustar su producto de tal forma que satisfaga de la mejor manera posible las expectativas, necesidades y criterios del consumidor. Hay que tener también en cuenta los principios en los que se basa el marketing de relación con el cliente. Hay que cooperar ya en la fase de preparación de la oferta, obtener su opinión, así como tener en cuenta sus consejos.
Pero, ¿cómo hacerlo? Los gigantes mundiales llevan a cabo una serie de costosas investigaciones, las cuales se pueden permitir sólo los más grandes. ¿Quiere esto decir que las pequeñas y medianas empresas que desean conocer a sus clientes y compradores potenciales están condenadas al fracaso? No necesariamente. Las nuevas tecnologías pueden ser muy útiles en este aspecto.

Las capacidades actuales de análisis del comportamiento de los consumidores, compradores y usuarios de productos son casi infinitas y les se puede realizar un seguimiento a múltiples niveles. Sabiendo que el comprador es un consumidor orientado a la compra, es comprensible que esa sea su expectativa y en ese caso, hemos de identificar el recorrido de compra lo mejor posible. Por eso, merece la pena aprovecharse de inmediato de la ventaja de su presencia en una tienda o punto de servicio.

Una de las posibles soluciones es una interesante aplicación de Liki: » Power Consumer «. Es un software que es compatible con todo tipo de dispositivos móviles y estacionarios. Dependiendo de la versión, se puede integrar con cajas registradoras y generar informes. A través de ella, se pueden motivar a los clientes para que realicen encuestas, por ejemplo incentivándolos con un premio de lotería, así como también examinar el grado de satisfacción del cliente con el servicio en la tienda. El alcance del análisis llevado a cabo con la ayuda de «Power Consumer»» puede adaptarse de forma flexible a las necesidades de la empresa, para conocer de una mejor manera al cliente. «Power Consumer» también permite seguir de manera individual la eficacia de los empleados, por ej. vendedores, lo cual permite garantizar la mayor calidad de servicio posible, con la cual los clientes estarán encantados de volver.